Plantas de tractores siguen en espera dos años después de asociarse al Estado

tractores

Orval (John Deere) y Venequip Agro (New Holland) se convirtieron en empresas mixtas en abril de 2011, y aún no ensamblan. Tracto América salió del juego por intervención.

Dos años después de haberse asociado en empresas mixtas con el Estado venezolano, el proyecto de inaugurar tres plantas para ensamblar tractores de reconocidas marcas internacionales sigue sin trascender del papel. 

En abril de 2011, el gobierno firmó acuerdos y calificó como empresas ensambladoras afiliadas a la Corporación de Industrias Intermedias de Venezuela (Corpivensa) a Tracto América (Massey Ferguson), Orval (John Deere) y Venequip Agro (New Holland).
La Memoria y Cuenta 2011 del Ministerio de Industrias especificó incluso los planes de producción de cada una de estas plantas para 2012.
El informe de gestión oficial correspondiente a 2011 aseguró que a todas se les habían aprobado los oficios de Material de Ensamblaje Importado para Vehículos (Meiv) que requerían para empezar a operar; pero lo cierto es que ya terminó el primer trimestre de 2013 y aún no se ha ensamblado el primero de estos tractores en el país.
 
En 2012, Tracto América fue intervenida  por el mismo Estado y cesó sus actividades locales. Entretanto, Orval y Venequip Agro siguen lidiando con problemas de financiamiento y de acceso a las divisas que adelantó el propio despacho de Industrias en su Memoria y Cuenta 2011.
En abril del año pasado, la empresa Tracto América fue allanada e intervenida por el Estado por estar presuntamente involucrada en ilícitos cambiarios, según se conoció en ese momento. Este incidente echó por la borda el plan oficial de producir localmente 600 unidades Massey Ferguson durante el año pasado. Paradójicamente, Tracto América era la única de las tresempresas mixtas que ya estaba tramitando la importación de las partes y piezas, según el informe de gestión 2011 de Corpivensa.
Erich Hartkopf, presidente de la Cámara Venezolana de Distribuidores de Repuestos, Equipos Pesados y Agrícolas (Cavedrepa), dijo que esta compañía  atendía cerca de 40% del mercado de tractores. Al no poder ejecutar las aproximadamente 4.500 licencias de importaciónque el Ministerio de Agricultura y Tierras (MAT)  le aprobó  al sector para 2012, la oferta total se vio muy afectada, según explicó el empresario.
El vocero gremial calcula que entre todas las demás compañías no se llegaron a ejecutar siquiera 1.500 licencias para traer tractores, por lo cual persiste un déficit nacional que se calcula entre 6.000 y 7.000 unidades. Entre las causas de que se hayan ejecutado tan pocas licencias en 2012, Hartkopf también señaló que al proceso de importación que dura unos seis meses aproximadamente se suman los retrasos que han sufrido en las liquidaciones de Cadivi , que oscilan entre 120 y 150 días.
Divisas difíciles
La historia de Orval y Venequip Agro es distinta. Hartkopf señaló que el principal inconveniente de estas compañías está relacionado con el acceso a las divisas a través de los convenios de pago y créditos recíprocos establecidos en el marco de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi). “El sistema de Aladi data de la década de los ochenta y seguirá colapsado en la medida en que los países que la integran no inyecten los recursos que necesitan los bancos centrales para emitir los códigos de reembolso”, explicó.
El plan 2012 del Ministerio de Industrias para Orval era producir 700 unidades de la marca John Deere, mientras que Venequip Agro debía culminar otros 800 tractores New Holland.
En la Memoria y Cuenta de Corpivensa correspondiente al año pasado, ni siquiera se menciona a estas compañías. En esta edición, el informe de gestión oficial se limitó a decir que en el área automotriz “con la inauguración de dos (08) plantas, invirtiendo un monto de $55.000.000, se generarán en plena operatividad un total de 808 empleos directos y 2.424 empleos indirectos” (sic).
El presidente de Cavedrepa se atrevió a adelantar una vez más que para mediados de 2013 estarán finalmente operativas las plantas de Orval y Venequip Agro. El empresario destacó que “si efectivamente estas dos plantas arrancan el ensamblaje, van a haber los tractores que se requieren, porque al agricultor venezolano siempre le ha gustado la calidad”.
Aunque el presidente de Cavedrepa es optimista, manifestó tener dudas sobre la permanencia en el país de las marcas iraníes y bielorrusas que ha traído el Estado. “Habrá que verlo”, dijo Hartkopf al tiempo en que recordó que “las fábricas de tractores iraníes que se instalaron en el país no dieron la talla por problemas comerciales sufridos por Irán que amenazan el suministro de piezas aguas abajo”.
El empresario considera que el Ministerio debió haber otorgado ya las licencias de importación correspondientes a 2013, para poder hacer la planificación estratégica del año y reducir el déficit.

Sharay Angulo|El Mundo Economía y Negocios >>http://ow.ly/k1glT