EN VENEZUELA SUBEN EN EL RANKING DE VEHICULOS IMPORTADOS

mazda-bt-50-f

Si bien el ránking de los modelos más vendidos en el mercado automotor venezolano sigue encabezado por el Chevrolet Aveo, con 2.343 unidades vendidas este año, hay que observar que en el “top 5” figuran al cierre del primer trimestre tres vehículos importados, tendencia que comienza a apreciarse como consecuencia de la grave crisis que viene afectando a la industria automotriz de Venezuela, otrora una de las más importantes en América Latina.

El promotor de la norma, el diputado del Partido Socialista Unido de Venezuela, Elvis Amoroso, afirma que la ley pondrá fin a la distorsión de precios de los vehículos; mientras que distintos representantes de la industria automotriz insisten en que con ella no se resolverá el problema.

Recalcan que se requiere aumentar la oferta de automóviles porque la poca disponible no alcanza para satisfacer la elevada demanda.

Desde que entró en vigencia la política automotriz que impulsó el Gobierno en 2008, el auge que traía la industria experimentó un frenazo en seco y comenzó a retroceder, tendencia que se ha mantenido con el correr de los años.

El último reporte de la Cámara Automotriz de Venezuela revela que en el primer trimestre de 2013 se produjeron apenas 14.306 vehículos, lo que representa una caída de 51,07% con respecto al mismo período del año pasado cuando se fabricaron 29.261 carros.

La escasa e irregular asignación de divisas para la importación del material de ensamblaje es la principal causa del estancamiento del sector automotor. Una fuente de la industria afirmó que en febrero el despacho de los insumos foráneos se demoró dos meses, lo que obligó a varias plantas a reducir a la mitad el ritmo de fabricación de automóviles para rendir el material hasta que recibieran el nuevo pedido.

La fuente agregó que febrero fue un mes complicado para la industria por otros factores externos: “Hubo Carnaval, cuyos lunes y martes ahora son días no laborables, de acuerdo con la Ley Orgánica del Trabajo, y devaluaron 46,5% el bolívar, lo que produjo que las compañías nos tomáramos unos días para evaluar el impacto de la medida. Esto alteró las operaciones regulares de las empresas”.

Fuente: CARMEN SOFIA ALONZO, EL NACIONAL